jueves, 29 de julio de 2010

Cuadro de Honor : Juan "Tata" Cedrón



La trayectoria artística de Juan Cedrón es la de un grupo. El Cuarteto Cedrón nace en 1964. Ese mismo año funda el primer café-concierto de Buenos-Aires “Gotán”. En ese recinto toca junto a Eduardo Rovira, Osvaldo Tarantino, Astor Piazzola y Steve Lacy, entre otros. En 1972 se produce el encuentro con Paco Ibañez quien invita al Cuarteto a una gira por Francia. La agudización de las persecuciones políticas en Argentina provoca la decisión del Cuarteto Cedrón de radicarse en Francia en 1974.
El repertorio de este grupo no admite clasificaciones simplistas. Si bien el tango – en tanto raíz y en tanto “posibilidad infinita” según los términos de Leopoldo Marechal – ocupa un lugar central en la obra del Cuarteto, ésta cuenta también con milongas, valses, candombes, canciones camperas... Rescate de lo más profundo de la cultura popular ahondando en su vertiente urbana ; búsqueda de un sonido original que lo exprese ; encuentro con la poesía. Esto define, entre otros, las opciones artísticas del grupo. La opción por la poesía es unificadora y permite ir más allá de supuestas fronteras, culturales, regionales. Es así como Juan Cedrón ha musicalizando poemas de Raúl González Tuñón, Julio Cortázar, Juan Gelman, César Vallejos, Acho Manzi, Dylan Thomas, Bertolt Brecht, Federico García Lorca, anónimos mayas y, últimamente, diez poemas inéditos de Homero Manzi... Entre las obras más recientes se encuentra tambíen la musicalización de poemas de Mario Paoletti sobre personajes de de Roberto Arlt. En algunas ocasiones, este trabajo, abocado a la difusión de lo poético, ha contado con la participación de otros artistas, músicos, bailarines y actores. Es el caso de los espectáculos “Memoria de los Mayas”, “Memoria de Buenos Aires”, “De otros caminos”, “La cólera del tango”.

http://cuartetocedron.eu/office/cedron.html





"Nací en el ’39 y durante mi infancia viví la mejor época de este país, la calle era para jugar, con las murgas, los Reyes Magos, el pan dulce y la sidra a fin de año, los lápices y zapatillas que daban las escuelas, escuchando música popular, Los Chalchaleros, Yupanqui, Rivero, Pugliese... pero después vinieron los dolores, la porquería, el quilombo, esperanzas que se troncharon. Pero también jorobo siempre con que Espartaco se preocupaba porque no sabía a qué colegio iba a mandar a su hijo... así que siempre estuvo jodido. Mis hijos, mis nietos, ven ahora por primera vez un cielo e ignoran las cosas que pasaron bajo ese cielo, tanta belleza, tanta dulzura y tantos desastres. Pero cada día descubren algo y quieren saber más. Entonces, cada chico no nace con un pan bajo el brazo, nace con una esperanza."




http://www.facebook.com/pages/Tata-Cedron/184159019588


http://elcedroniano.blogspot.com/

lunes, 26 de julio de 2010

Sinfonía de un sentimiento.

Evita




Pongo junto al alma de mi pueblo, mi propia alma

domingo, 25 de julio de 2010

Oliverio Girondo



Yo no tengo una personalidad; yo soy un cocktail, un conglomerado, una manifestación de personalidades.

En mí, la personalidad es una especie de furunculosis anímica en estado crónico de erupción; no pasa media hora sin que me nazca una nueva personalidad.

Desde que estoy conmigo mismo, es tal la aglomeración de las que me rodean, que mi casa parece el consultorio de una quiromántica de moda. Hay personalidades en todas partes: en el vestíbulo, en el corredor, en la cocina, hasta en el W. C.

¡Imposible lograr un momento de tregua, de descanso!

¡Imposible saber cuál es la verdadera!

Aunque me veo forzado a convivir en la promiscuidad más absoluta con todas ellas, no me convenzo de que me pertenezcan.

¿Qué clase de contacto pueden tener conmigo —me pregunto— todas estas personalidades inconfesables, que harían ruborizar a un carnicero? ¿Habré de permitir que se me identifique, por ejemplo, con este pederasta marchito que no tuvo ni el coraje de realizarse, o con este cretinoide cuya sonrisa es capaz de congelar una locomotora?

El hecho de que se hospeden en mi cuerpo es suficiente, sin embargo, para enfermarse de indignación. Ya que no puedo ignorar su existencia, quisiera obligarlas a que se oculten en los repliegues más profundos de mi cerebro. Pero son de una petulancia... de un egoísmo... de una falta de tacto...

Hasta las personalidades más insignificantes se dan unos aires de trasatlántico. Todas, sin ninguna clase de excepción, se consideran con derecho a manifestar un desprecio olímpico por las otras, y naturalmente, hay peleas, conflictos de toda especie, discusiones que no terminan nunca. En vez de contemporizar, ya que tienen que vivir juntas, ¡pues no señor!, cada una pretende imponer su voluntad, sin tomar en cuenta las opiniones y los gustos de las demás. Si alguna tiene una ocurrencia, que me hace reír a carcajadas, en el acto sale cualquier otra, proponiéndome un paseíto al cementerio. Ni bien aquélla desea que me acueste con todas las mujeres de la ciudad, ésta se empeña en demostrarme las ventajas de la abstinencia, y mientras una abusa de la noche y no me deja dormir hasta la madrugada, la otra me despierta con el amanecer y exige que me levante junto con las gallinas.

Mi vida resulta así una preñez de posibilidades que no se realizan nunca, una explosión de fuerzas encontradas que se entrechocan y se destruyen mutuamente. El hecho de tomar la menor determinación me cuesta un tal cúmulo de dificultades, antes de cometer el acto más insignificante necesito poner tantas personalidades de acuerdo, que prefiero renunciar a cualquier cosa y esperar que se extenúen discutiendo lo que han de hacer con mi persona, para tener, al menos, la satisfacción de mandarlas a todas juntas a la mierda.

domingo, 18 de julio de 2010

miércoles, 14 de julio de 2010

Charly Garcia



Charly, te veo rodeado de instrumentos musicales y pienso :¿Este tipo tendrá noción de lo que pasa en la calle, en tu vida, en el pais?

-Viejo, yo no estoy fuera de la realidad, estoy fuera de la irrealidad

-¿Que es la irrealidad?

-Los medios , tu revista de mierda , fabrican irrealidad. Subis a un taxi, escuchas la radio y todo el mundo discursea. Discursos que a nadie le importan

Fragmento de un reportaje hecho por Rodolfo Braceli publicado en Argentinos en la cornisa (ed. Aguilar 1998)

martes, 6 de julio de 2010

LA NOCHE / 1 (Eduardo Galeano)




No consigo dormir. Tengo una mujer atravesada entre los párpados. Si pudiera, le diría que se vaya; pero tengo una mujer atravesada en la garganta.

Seguidores

"Lo que yo queria era jugar,solamente eso...Y el Cesar me dio toda la libertad para hacerlo.Yo me divertia jugando,era mi vida,es mi vida.Yo queria jugar y ser libre, eso..."

Contribuyentes


Diego

Diego Capusotto

Luis Alberto Spinetta

Charles Bukowski

Gandhi

Mario Benedetti

Mercedes Sosa

Roberto "El polaco" Goyeneche

Julio Cortazar

Arturo Jauretche

Ernesto "Che" Guevara

John Lennon

Charly Garcia

Emir Kusturica

Joaquin Sabina

Enrique Santos Discepolo

Leopoldo Marechal

Perón y Evita

Enrique Symns

Jim Morrison

Roberto Fontanarrosa

El eternauta